Tema 1. Visión y desarrollo cinematográfico en Latinoamérica.

Mucho hemos oído hablar acerca del nacimiento del cine. Hemos escuchado que los egipcios, los griego y los romanos mostraban su idea del movimiento a través de de dibujos y series de ellos que se complementaban. Seguramente también hemos oído la idea de que estas ideas de representación vienen desde la prehistoria y como se representaba la caza y formas de vida con este mismo principio. Sabemos muy bien que el cine como espectáculo tuvo sus inicios en Paris, el 28 de Diciembre de 1895 y esta anécdota estuvo a cargo de los hermanos Lumiére con el cine Mudo.

Pero ¿Qué hay con el Cine en Latinoamérica?

En 1896, sólo un año después de las primeras proyecciones en París, el cine llegó a América Latina. Comenzaron a llegar equipos de rodaje, proyección, etc. Promoviendo así el desarrollo de este arte, que poco a poco tuvo un gran impacto, en esta región que no es más mucho más que “una delimitación geográfica”.

Para hablar de la historia del cine en Latinoamérica, debemos tomar en cuenta el contexto cultural en el que la mayoría de los países que abarca esta región se encuentran, pues comparten idioma (a excepción de algunos países), historias políticas y económicas que aspiran siempre a un cambio para bienestar social, rebeldía, movimientos sociales, una gran riqueza cultural y natural y muchos aspectos más que se volvieron temas recurrentes en las proyecciones a lo largo del tiempo.

Muy poco tiempo después de la llegada del cine a esta región, el mercado cinematográfico comenzó a ser controlado por el cine de Hollywood. Pero, esto no fue impedimento para que años más tarde, a partir de la década de 1930, América Latina, en especial Argentina, México y Brasil, fueran centro de atención para el mundo del cine. Esto fue debido, en parte, a la notoria creatividad y punto de vista particular que siempre ha caracterizado a esta zona del planeta, y a los paisajes y temáticas “Exóticas” con el mundo la miraba.

Motivados con esto, en ese tiempo, se dieron también las primeras producciones cinematográficas sonoras originales de estos países, mientras que en el resto de países las primeras producciones, se dieron aproximadamente entre 1932 y 1950.

Las películas de ese período, en su mayoría, tenían como objetivo mostrar una América Latina que pudiera agradar a los extranjeros, con paisajes exuberantes y lindas mujeres, resaltando su alegría y calidez y su forma tan distinta de ver el mundo y relacionarse entre sí y con los demás.

Poco tiempo después, aproximadamente en 1935 la industria cinematográfica en México alcanzó uno de sus mejores momentos, considerado como la Época de Oro del cine mexicano y con ello comenzó una gran producción de películas que difundían un discurso nacionalista retratando la vida de campo, usando palabras, canciones, vestimentas, costumbres y sentimientos con las cuales el público se pudiera identificar.

Películas mexicanas de la Época de Oro (en YouTube) - Cine
Dos tipos de cuidado (1953)

En Brasil, en esa misma década y en la década de los años 50, comenzó la hoy conocida como “fase de oro”, pues se producían melodramas y comedias, conocidas como “chanchadas”.

Lábios sem Beijos - Wikipedia
Lábios sem Beijos (Labios sin besos, 1930)

Con estos grandes impulsos que tuvo el cine en esta zona, se impulsaron empresas como los Estudios Churubusco, de México, y Sono Films, de Argentina, que tenían una gran infraestructura y comenzaron a dar sus propias “estrellas”. Poco a poco El público latinoamericano admiraba, junto a íconos de Hollywood,  a sus propias estrellas y entre ellas destacan las conocidas “divas”, tales como María Félix, Ninón Sevilla, Rita Montaner, Dolores del Río, y los “Galanes” como Pedro Armendáriz, Fernando Soler, Jorge Negrete, Arturo de Córdova, Pedro Infante, entre muchos otros.

Tras la II Guerra Mundial, una nueva cultura cinematográfica comenzó a formarse en América Latina, sin embargo, al mismo tiempo la producción en Hollywood seguía  ganando supremacía y a tener cierto control respecto al contenido que se distribuía.Con ello, se dió la apertura de muchos cineclubes, y la curiosidad del público ante alternativas y novedades en el campo cinematográfico.

Con la Revolución Cubana, en 1959, se dio inicio a una politización del cine regional que no paró e influyó cada vez más en su contenido.

En los años 80, la competencia con las producciones “hollywoodianas” crearon un gran descontento y desacuerdo del público latinoamericano, formando lazos cada vez más fuertes con las producciones nacionales. Por ello, muchos cineastas buscaron recuperar el gusto popular y recurren a narrativas diversas con las cuales el público de sus países de sintieran cada vez más identificado. Esto dio pie a las famosas adaptaciones literarias, filmes históricos y comedias que agradaron fácilmente público y dio peliculas clasicas para nuestra historia.

A finales del siglo XX se dio una nueva ola creativa en la producción cinematográfica de países como Argentina, Uruguay, Chile, México y Brasil, donde comenzaron a realizarse películas que retratan con más realismo la situación de la población marginada y sectores que no eran tomados en cuenta. Las temáticas que se ven reflejadas en el cine, tienen ejes comunes y parecidos, que en su mayoría  buscan hacer conciencia de la calidad de vida que se lleva en esta región. Los estereotipos de una sociedad rica y una marginada es un tema que siempre ha tratado de retratar con fidelidad y crudeza pues por mucho tiempo estos países han sido sede y protagonistas de importantes movimientos políticos, sociales y culturales que han llevado a la sociedad de este lugar a lo que son hoy en día. De esta forma, la pobreza, violencia e incluso temas como el narcotráfico y las drogas se plasman en el cine.

Estas producciones ganaron visibilidad en el exterior, recibiendo, hasta la fecha, premiaciones en Muestras Internacionales, lo que dio al mundo del cine, grandes directores tales como Lucrecia Martel, Pablo Trapero y Daniel Burman (Argentina), Andrés Wood (Chile),  Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll (Uruguay), Fernado Meirelles, Cláudio Assis y Karim Aïnouz (Brasil), Alejandro González Iñárritu (México), entre otros.

Equipo Los Olvidados.

Celis Fuentes Arely

Obregón Martínez Omar Alejandro

Solis Rodríguez Zeltzin

BIBLIOGRAFÍA

BURTON, Julianne. Trad. Gustavo García e José Felipe Coria. Cine y cambio social en América Latina. Imágenes de un continente. Mexico: Editorial Diana, 1986.

ELENA, Alberto & DÍAZ LÓPEZ, Marina. Tierra en trance: el cine latinoamericano en 100 películas. Madrid: Alianza Editorial, 1999.

GUMUCIO DRAGON, Alfonso. Cine, censura y exilio en América Latina. La Paz/Ciudad de México: CIMCA /Federación Editorial Mexicana / Sindicato de Trabajadores de la UNAM, 1984.

Hojas de Cine. Testimonios y documentos del nuevo cine latinoamericano. Mexico: Secretaria de Educación Pública / Universidad Autónoma Metropolitana / Fundación Mexicana de Cineastas, 1988.

SADOUL, Georges. “El nuevo cine latinoamericano”. Historia del Cine Mundial, desde los orígenes hasta nuestros días. Trad. Florentino M. Torner. México: Siglo Veintiuno, 1972, pp. 567-600.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s